Está aquí: Inicio » História y Significado

História

México no solamente fue conquistado por los españoles a través de las armas, sino también por medio de la evangelización; es decir, a través de la fe cristiana.

En Sinaloa, la primera misión estuvo formada por los padres Jesuitas Gonzalo de Tapia y Martín Pérez.

Estos religiosos jesuitas se trasladaron a la Villa de San Felipe y Santiago, hoy Sinaloa de Leyva, estableciendo su centro misional en Cubiri. Ahí fundaron la primera escuela para niños indígenas del noroeste.

A estos primero misioneros, se les unieron los padres Juan Bautista de Velazco y Alonso de Santiago, quienes se encargaron de la evangelización de los habitantes de Mocorito, Orobato, Bacubirito y Ocampo.

Entre las dificultades que enfrentaron, estaba la influencia o poder de los curanderos, por lo que cuando una epidemia de viruela disminuyó a la población nativa, un indio, llamado Nacabeba, culpó a los misioneros por este mal. A consecuencia de ese hecho, Nacabeba fue azotado por el capitán de la villa y, lleno de coraje, se propuso la muerte del padre Gonzalo de Tapia, quien apareció muerto en Teboropa.

Tiempo después, llegaron Hernando de Villafañe, quien fundó y evangelizó Guasave, y también Andrés Pérez de Rivas, quien fundó las misiones de Ahome, Mochicahui y San Miguel.

Con la evangelización se afianzó la colonización, ya que muchas tribus se asentaron en los pueblos cercanos a las misiones, donde además de las doctrina cristiana, los misioneros les enseñaron a leer, nuevas formas de riego, la crianza de ganado, pequeñas industrias y artesanías.

La Colonia

La época colonial en Sinaloa comenzó desde el momento en que los conquistadores españoles, encabezados por Nuño Beltrán de Guzmán, llegaron al noroeste de México.

A su paso por el territorio Sinaloense, encontraron resistencia de los pobladores nativos de esos lugares, pero a pesar de esta resistencia, los españoles lograron colonizar los señoríos de Chametla y Culiacán.

Durante esa época, Sinaloa tuvo un gobierno, un territorio y otros aspectos diferentes a los de la época prehispánica.

La principal forma de gobierno implantada durante la colonia fue el Ayuntamiento, con sus alcaldes y regidores.

Este sistema de gobierno se observó en los pueblos de San Miguel, San Felipe y Santiago de Sinaloa y San Sebastián. Se completó la encomienda y el repartimiento.

La encomienda, que solo funcionó en la provincia de Culiacán, consistió en que el rey de España, para recompensar los servicios de los conquistadores, asignaba o encomendaba un grupo de indígenas, quienes estaban obligados a servir y pagar tributo o impuestos a los conquistadores españoles o al rey.

El repartimiento consistía en la entrega a los españoles de un grupo de indígenas, quienes debían trabajar en beneficio de los conquistadores; a estos indígenas sí se les pagaba un salario.

Los españoles organizaron las provincias conquistadas con formas de gobierno no parecidas o iguales a las de España.

Las actividades económicas que se desarrollaron en la época de la colonia fueron la minería, la ganadería y la agricultura, y en menor escala a la recolección de sal y las artesanías como la cestería, el tejido de ixtle y la elaboración de utensilios de barro.

Los principales pueblos Sinaloenses donde se trabajó la minería durante la Colonia fueron: Pánuco, Charcas, Copala, El Rosario, Santa Rita, Cosalá y Sivirijoa.

Para la explotación de las minas, los españoles necesitaron de la mano de obra de los indígenas. No todos los indígenas trabajaban en las minas, únicamente los que pertenecían a un repartimiento, es decir, los que trabajaban por un salario. Los conquistadores trajeron de España el ganado vacuno, caballar, mular y lanar.

Los Misioneros

Al llegar los misioneros jesuitas a Sinaloa, iniciaron a los indígenas en el pastoreo del ganado vacuno, que los proveía de leche y carne.

El ganado mular y caballar, lo utilizaban para el trabajo y la carga. El ganado lanar no se desarrolló por el clima caliente que existe en Sinaloa.

Al llegar los jesuitas a evangelizar a los indígenas se convencieron de que la única manera de arraigarlos en los pueblos era enseñándoles técnicas y formas de labranza, para que produjeran suficientes cosechas y subsistieran todo el año.

Los misioneros introdujeron otros cultivos como el trigo, las hortalizas y la caña de azúcar, enseñaron a los naturales a sembrar en espacios más grandes, ya no sólo en las orillas de los ríos, sino en terrenos preparados para este fin.

Los españoles que lograron hacer grandes fortunas, lo hicieron por medio de negocios diversificados y el ejercicio de puestos de gobierno.

Las grandes fortunas y el sistema político

Durante la época colonial, el estado de Sinaloa estaba dividido en tres provincias: Chametla, Culiacán y Sinaloa.

Para poder gobernarlas, estas provincias se subdividieron en territorios más pequeños llamados alcaldías y corregimientos.

Al frente de cada alcaldía se encontraba un alcalde mayor, quien era el encargado de impartir justicia dentro de su provincia.

Los alcaldes eran nombrados por el virrey.

Los corregimientos funcionaban en los pueblos de indígenas que no habían sido entregados en encomienda; al frente de ellos estaban el corregidor, cuya función era la del gobernador.

Los corregimientos, al igual que la encomienda, solo se dieron en la provincia de Culiacán.

La extensión territorial de la región de Sinaloa en la época de la colonia, era la comprendida desde la península de Matanchén en Nayarit, hasta el río Mayo en Sonora.

Durante la colonia. Los misioneros franciscanos y los jesuitas fueron los primeros en promover algunos elementos de la cultura europea en el estado de Sinaloa. Ellos enseñaron a los naturales a leer y escribir; así como el catecismo en lenguas indígenas. Para realizar esta obra, los misioneros tuvieron que aprender las lenguas que se hablaban en las provincias de Cubiri, en el actual municipio de Sinaloa, donde se enseñaba a los niños a leer y escribir español. También fomentaron las fiestas con danzas prehispánicas que a los indígenas les gustaban, tales como la danza del venado y la de los matachines.

Las costumbres

Las danzas y rituales los usaban para celebrar una buena caza, una buena cosecha o bien, eran danzas guerreras.

Esta costumbre ha perdurado y, en fiestas populares actuales, todavía se practican algunas de ellas.

El estado de occidente

En el año de 1824, nuestro país pasó a ser una República. Sonora y Sinaloa formaron el Estado Interno de Occidente; la capital de este estado se estableció en El Fuerte.

La Independencia

En Badiraguato, un caudillo indígena, llamado José Apolunio García luchó por la independencia de Sinaloa.

Él y sus hombres se enfrentaron a los realistas en Santa Cruz, Agua Caliente y Ocoroni; finalmente, en Charay, Ahome, se enfrentó al ejército español, que estaba formado por indígenas al mando del capitán Juan José Padilla; José Apolunio García y sus hombres fueron vencidos. Para el gobierno virreinal este hecho fue importante, póquer impidió que las tribus indígenas del norte de Sinaloa y del sur de Sonora se levantaran en armas.

Después de 11 años de guerras, el 27 de Septiembre de 1821, el ejército Trigarante, encabezado por Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero, entró triunfante a la ciudad de México, Así terminó la lucha por la independencia de nuestro país. En el año de 1821, México logró su independencia. Agustín de Iturbide fue nombrado emperador del país, apoyado por los españoles, los criollos ricos, la iglesia y los jefes del ejército, que querían seguir conservando sus privilegios y el poder.

Iturbide fue coronado como Agustín I y México pasó a ser un imperio. En esa época, Sinaloa y Sonora pasaron a formar una de las provincias en que se dividió el territorio nacional.

La separación del estado de occidente

Después de muchas discusiones entre los diputados que integraban el congreso local, en el año de 1830 el Congreso Nacional acordó, a través de un decreto, que el Estado Interno de Occidente se separara; a partir de esa fecha, Sinaloa y Sonora son estados libres y soberanos. Los hombres que más lucharon para que Sinaloa se separara de Sonora, fueron Francisco Iriarte y Pablo de Villavicencio. conocido como “El Payo de Rosario”, destacó como periodista. Escribió en contra de las injusticias y el estado de cosas negativas que existían y sembró la semilla de las ideas liberales en busca de un nuevo modo para vivir de los mexicanos.

La intervención francesa

En Sinaloa, durante la intervención francesa, sobresale la toma de Mazatlán y la Batalla de San Pedro, en las que intervinieron los generales Antonio Rosales, Jorge Granados, Francisco Tolentino, Ramón Corona y Domingo Rubí.

El Porfiriato

En el Porfiriato se formaron grandes latifundios, los trabajadores laboraban 14 ó 16 horas diarias, los salarios eran muy bajos y no había libertad. Heraclio Bernal y Gabriel Leyva lucharon en contra del gobierno porfirista de Francisco Cañedo.

La Revolución

Rafael Buelna participó en la contienda electoral de José Ferrel y Diego Redo. Madero formó grupos antirreeleccionistas en Sinaloa. Gabriel Leyva Solano fue el primero en morir por la causa revolucionaria.

La toma de Tamazula, Durango, por Juan M. Banderas, fue la primera acción de los revolucionarios Sinaloenses.

Juan M. Banderas y Ramón F. Iturbide tomaron la ciudad de Culiacán el 13 de Mayo de 1911.

En el Congreso Constituyente participaron los sinaloenses: Pedro Zazueta, Cándido Avilés, Andrés Magallón, Carlos M. Esquerra y Emiliano Ceceña.

El 5 de Febrero de 1917 se promulgó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

En Sinaloa, la revolución de Independencia fue encabezada por José María González Hermosillo, quien venció a los realistas entre el 21 y el 24 de Diciembre de 1810, en El Rosario. Los soldados Sinaloenses, después de la batalla en El Rosario, siguieron con rumbo a Concordia, y allí tomaron la plaza en apoyo de los habitantes del lugar.

José María González Hermosillo continuó su campaña rumbo al norte y en San Ignacio de Piaxtla se enfrentó a las tropas realistas que dirigía el gobernador de Sonora y Sinaloa: Alejo García Conde, quien derrotó a las tropas de González Hermosillo.

Al final del movimiento armado que tuvo lugar de 1910 a 1917, se elaboró la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, que nos rige actualmente. A partir de esa ley se dio importancia a la educación popular; en el campo hubo reparto de tierras y se puso un horario de 8 horas para los trabajadores.